24 de noviembre de 2015

CARTA ABIERTA al autodenominado "artista" Abel Azcona, sacrílego profanador del Cuerpo de Cristo y parásito del "arte" oficialista español (anti-español)

·


Cortesía de www.youtube.com



Sr. Abel Azcona (lo de Sr. es un decir, léalo como SeRpiente):

Cuando un católico topa con un reptil de su pelaje (con perdón de los reptiles), lo mejor que puede (y debería) hacer, es detener el paso, santiguarse y proclamar a voz en grito: ¡VIVA CRISTO REY! 

Abel Azcona, usted no es un artista: usted es NADA. No gaste pues tanta saliva en hacerse llamar "artista": lo que usted supone, lisa y llanamente, es una infecta y apestosa excrecencia más de la España progre, izquierdista y proetarra; la España laicista y atea de Rodríguez Zapatero y sus secuaces; la España de la ideología de género y el movimiento animalista; la España de la cristianofobia institucionalizada, enemiga de Cristo y de la Santa Iglesia Católica; la España pútrida y satánica que hoy sufrimos, mixtura de mierda y retórica babosa, de la que usted, triste larva, no es sino pieza blanda e intercambiable.

Al agraviar a Jesús Sacramentado, al injuriarnos con tamaño acto de vileza a nosotros, los católicos, usted (flanqueado por el impresentable Ayuntamiento de Pamplona) ha incurrido en un delito reiterado de profanación y un delito contra los sentimientos religiosos. Las consecuencias de su acción criminal, téngalo bien presente, no quedarán impunes (sí acaso queden libres de aplicación penal aquí en esta vida terrena y miserable, mas no así en la Otra, en la que usted sin duda no debe creer, pero de la que no podrá escapar).

Sepa, Abel Azcona, que su presunta "originalidad" como "artista" no es tal. Agotadas las tentativas del arte conceptual más burdo, el advenimiento del "todo vale", del relativismo en una palabra, ha terminado por sumir su seudo-discurso (como el de tantos otros fatuos pintamonas y mamarrachos del mal llamado arte posmoderno) en una cháchara insignificante y abyecta, de la que el primero en envilecerse es usted mismo. 

Usted no crea, meramente empuerca con su presencia un mundo ya de por sí muy puerco. 

Lo que usted necesita, al fin y al cabo, es una buena serie de exorcismos. Satanás está dentro de usted, ¿le resulta divertido, eh? El Maligno goza haciendo el Mal. Los malvados se regodean en el mal, pues participan de éste; usted sólo es su vulgar instrumento. Siga pues sirviendo a su señor. Pero sepa que tiene todas las de perder, y que este ultraje, más pronto que tarde, será desagraviado. Rezaremos por usted.
   
24 de noviembre de 2015




Firmas:

DENUNCIA ANTE LA FISCALÍA EL MAYOR 
ATAQUE CONTRA LOS CATÓLICOS
·