8 de septiembre de 2013

Colección de artículos biográficos: Compositores cinematográficos, No. 2: WILLY SCHMIDT-GENTNER

·


Compositor cinematográfico alemán, uno de los más prolíficos y dotados de la industria germana. 

Alumno de Max Reger, se impuso en la década de 1920 como autor de columnas sonoras, firmando, entre otras, las partituras de filmes tan relevantes como El estudiante de Praga (Henrik Galeen, 1926), Amanecer (F.W. Murnau, 1927), Mandrágora (Henrik Galeen, 1928), La mujer en la luna (Fritz Lang, 1929) o Asfalto (Joe May, 1929). 

Con la llegada del sonoro, su ritmo de trabajo se intensifica, produciendo un cúmulo de partituras para filmes invariablemente nimios, con especial preferencia por la comedia romántica. Entre sus últimos trabajos sobresale su música para El hombre perdido (Peter Lorre, 1951), único largo como director de su admirable protagonista. 

En cuanto a su estilo, la música de Willy Schmidt-Gentner no presenta problemas de estética: su clasicismo post-beethoveniano en todo momento remite a Brahms, al "rey del vals" Johann Strauss II en horas bajas, de los que Schmidt-Gentner es epígono discretísimo y anacrónico. El balance final de esta producción es decepcionante; poco sobrevive de sus dos centenares de columnas sonoras. 



En El poder de la palabra:

Willy Schmidt-Gentner


·

No hay comentarios: