13 de enero de 2011

LA VOZ OFICIAL (de 'Cuaderno Veneciano')

·
Estado-Prisión (2010)


Una voz monocorde,
Rancia e indiferente,
Ajena al sutil acorde,
Que siembra toda frente
De desiertos muertos.

Una voz selectiva,
Tan fatigosa como vaciada
De cualquier sombra viva,
Mas por entero viciada
De infalibles caldos infectos.


Una voz que impone
Su cansino discurso romo,
Mientras su aliento descompone
La montura, sobre cuyo lomo
Cabalga la esperanza.

Una voz bienpensante,
Bobalicona y postiza,
Y que de puro inoperante
A las masas narcotiza,
Chanza tras chanza.

Una voz oficial,
Que hunde nuestros días
En vil persecución policial,
Propiciando estas palabras mías,
Acaso una invitación a la sordera.


Venecia, 1 de enero de 2011

·

No hay comentarios: