25 de mayo de 2010

ESCOLIOS MMX

Una lectura de Malthus (2010)
[fotografía del autor]

·
Como la materia, el hombre es discontinuo.

·
La escritura fracasa allí donde la idea cristaliza.

·
La física cuántica se reconoce en la búsqueda de la luz a través del polvo.

·
La dificultad de trasmitir conceptos complejos va pareja a la facilidad de hundirlos.

·
La identidad enmascara un juego de falsedades irreconocibles en el tiempo.

·
Las etapas de la vida no son sino minas soterradas de valores en alza.

·
La naturaleza del satisfecho se fundamenta sobre las raíces de su familia, su estómago y su cartera.

·
La educación muere en las escuelas.

·
La ciencia triunfa allí donde humanamente ha fracasado.

·
El ministerio establece, el misterio crece y el ministro se enriquece.

·
La alimentación es la llave del sepulcro; la inanición, sepulcro abierto.

·
Prepotencia y autoría son los males congénitos del intelectual pretencioso: el orgullo desplegado invalida hasta las muletas del discurso.

·
El entusiasmo es la lepra del cretino y el maquillaje del oportunista.

·
El ignorante no razona críticamente, pero el hoy llamado crítico ignora sus razones últimas. El discurso crítico perece en bocas que lo desacreditan.

·
Nuestra época vive inmersa en la pornografía y el crimen.

·
La pornografía es el pan espiritual de la juventud moderna.

·
La juventud actual razona con los genitales y siente con el acelerador.

·
Los derechos humanos preludian masacres difusas.

·
Sólo lo raro resiste una comparación consistente.

·
El concepto de valor es un término económico pervertido por el lenguaje legislativo.

·
Un sueldo mínimo garantizado garantiza traidores por un plato de garbanzos.

·
El diálogo no resuelve conflictos, los problematiza.

·
El espíritu del capitalismo es un fantasma amortajado.

·
Una sociedad lisiada muere por la boca al comerse el pez.

·
Lo pretendidamente real no es sino una construcción fantasiosa en medio del gran desierto de lo Real, poblado por cruces y calaveras.

·
La Revolución Científica ha reducido al hombre a la Nada.

·
Los dedos de la ciencia son cuchillas infectadas.

·
El científico perece en su ciencia; el humanista, en su moral.

·
La muerte arranca de la punta de nuestros dedos.

·
Sin moverse de su silla, Copérnico removió el universo.

·
La teoría es el punto de partida, eje gravitacional del problema.

·
Tener en cuenta las variables, desechar el estatismo.

·
Despreciar la vida y reconocer su justo valor, premisas básicas para calibrar su insignificancia.

·
No existen las rectas, sino la rectitud.

·
Hasta que el mundo dio un Mozart, tuvieron que sucederse masacres incontables, cementerios llenos, silencios de atroz musicalidad.


Mayo de 2010