6 de junio de 2008

Interludio infernal (Poemario, 2005)



Ingres: La fuente (1856)


CEREBRO (Introducción - Comedia)

Ah grisáceo espacio
Llamado cerebro
A sí mismo llamado
Pegado a un cuerpo
A su mismo cuerpo
Toda una vida
Para vivirla una
Celebrando lo cerebral
¡Qué ridículo niño aprendió a hablar!
Y ya habló
Ya escribió
Celebrando la vacuidad
Hablando y sin pensar
Escribiendo al dictado
Padeciendo la cólera del estudio
Gloria inconsciente de sentirse
Vacuo hablador escribiendo
¿Qué cerebro le enseñó a no pensar?
No el suyo, no, bien ocupado en copiar
Que a no pensar por algo lo llaman pensar
Del colegio a su casa
De casa al parque en bicicleta
A mirar a los ancianos
A mirarlos para reírse de ellos
Paralíticos todos
A grises hierros pegados
¿Qué ridícula enseñanza redujo al niño a reír tras copiar?

17.X.2005


GESTACIÓN (Galop)

Se os cae el alma al ver a esas jóvenes preñadas
A punto de parir el incierto mañana
Al punto de puntear la infame puntería
La de darse siempre por aludidas
Al salir de sus guaridas
Mostrándose así preñadas
¡Cuán cretinas las viejas que las aclaman!
Prietas y sofocadas
Repugnantes por violadas
Ya callan, ya festejan su miseria
A los ojos del individuo solitario
Alma pensante de nuevo decapitada
A cada paso y codeándome
¡Maldigo el pasado que aquí me trajo!
No más bestias copulando
Vientres hinchados
De jugos y bilis y desecho
Una masa inconsciente
La misma que me llama
Por mi nombre y la rechazo
¡Y qué mísero y podrido y acabado!
Duro, y mientras duro caigo
Con el alma a los pies
Pozos de descomposición
Y gritos de bocas de recién nacidos
Salivando pues su espantoso futuro
El futuro de todo pasado aquí presente
Mi presente

18.X.2005


HISTORIA(S)

Mil páginas por cada borrón
Apenas son páginas para una pluma
Que lo que de tanto en tanto llega
No trasciende página tachada
Así una página arrancada
Aquí hela
La verdad que dejarás por perdida
Bajo el diván o al estante
Entre el polvo, reposar bien sabe
Sí: otra historia que por vieja nueva pensaste

19.X.2005


SIEMPRE ES TARDE (Con moto)

Darse al pensar
Y escribir hasta morir
Dos tiempos en uno
Esencias fortuitas que
Ya a poco me saben
En estos roces de estos pliegos
Por estas sendas de peligro
Líneas y exterminio
Sin mejor sostén que el aliento
Ni otro abrigo que el del desprecio
A uno mismo y siempre por lo mismo
Que siempre, el fracaso siempre
A unos desalienta y en otros desata
Fría y desheredada
La esencia de esencias que acalla
Que ni con resentirla basta
Aquí a nadie llama, un muro de piedra
Salpicado de cuerpos de otras épocas
Pedazos de memoria en el camino
De nuestra inutilidad certera
A nuestra genialidad sin fondo
Doble sinrazón para sí y no
Que no por serlo negro lo negro es negro
Siempre a la luz blanco, sí, siempre
El hueso de la muerte, en el sueño
Dos espacios que siendo uno
Preludian un tercero

26. X. 2005


ESPECTRO DE TORTURA (Sostenuto)

Desafiando anduve por las sendas del anacronismo
Dándome a gustos hoy y que por perdidos
No ya gustos: gastos, del absurdo así llamados
Y mientras
Que si al perderme por de entre el rosal, dicen
Que si al encontrarme, apunto, fijo
Sobre una rama en una espina todo el horror, todo
Lo que no es, y es
Que es la porción de pequeñez suprema
La tortura espectral extrema
La que araña y uno imagina que
Al arañarlo es, ¡y sí!
Que al arañarlo pudo haber
Haberlo dado ya
Por otro al decidir
Que de ese corte y de esa sangre
No ya ni corte ni sangre: pétalo en alcohol
Y al fin y
Por perderme que
Por encontrarme no prometí lo que ya
Apunté del horror: de una espina
En una rama
Es el sentir lo que arañé
Y mientras y al fin y
Lo sienta mas no quiera
He de sentir, y apunto que lo que siento
Ah por ahora es, la sirena de una ambulancia
Por lo bajo, el grito tras la pared izquierda
Por ende, la hendidura tras la cuchillada
Presiento, fijada ésa
En el cerebro desde entonces
Justa, malditamente al nacer

7. XI. 2005


ILUMINACIÓN (Primer movimiento: Sinfonía No. 9, Anton Bruckner)

He desterrado el silencio del tiempo
Al darme por muerto en este instante
Como aparato de navegación hacia el infinito
Hasta la calma
No una calma inspiradora
Calma que como la tormenta aniquila a la tripulación dormida
Esperando toda su fin y en el sueño
Dejando de entre toda a uno
Ese desventurado ejemplar sin número
Que al origen vuelve y con la madrugada
Sobre las arenas de una playa despierta
Abre los ojos y mira
Reconociéndose desnudo, libre de marca
Sensible a la luz cegadora y quemadora, e
Insensible, por contra, a las agujas del tiempo
Y sueña que sueña y es que
Sueña que tras de la verdura camina
Encontrando un rostro negro sin cuerpo
La cabeza reducida de su antepasado
Ese espécimen que lo alía
A seguir padeciendo
Mayúscula gloria
¡Sí a la luz del frío!

8.XI.2005


ANTE LA CAÍDA (Final)

Nada escapa al vuelo
Queda poco
Y la tinta está reseca
Y las manos manchadas
De un negro sin palabras
Éste es el dilema, saber
Que lo que bien debió callarse
Queda ya dicho
Y bien dicho
Pues palabras son oficio
De charlatanes y de espectros
De nombres enterrados
Hijos paridos de sus madres
Egocéntrica farsa de fantasmas
Y relamidos, individuos
Con manos, sí
Individuos
Que no con ser uno
Dos dicen ser
Tres:
Ellos
La frustración
Y su vergüenza
Y punto y a parte
Cierto es que ante la caída
Antes de la caída nada es cierto
Que cierto fue lo más incierto
Firmo y voto al diablo


ESTE INFIERNO (Conclusión)

Arden mis manos
Sigo escribiendo
Es ridículo lo que siento
¡Ya no pienso!
Es sentir para no pensar
Figurar sin estar
Vivir sin más
Arder esto es
¡Es arder lo que no es!