6 de mayo de 2018

CTC Aragón - Artículo (28-IV-2018): PERIODISMO Y DESINFORMACIÓN, UNA SINIESTRA SIMBIOSIS


Artículo publicado en CTC - Aragón
el 28 de abril de 2018




Atrás quedaron los tiempos en los que la masa indiferenciada del público vernáculo recibía las noticias emitidas por la prensa periódica como material fiable. En su obra clásica El criterio (1843), el P. Jaime Balmes ya alertaba al lector de los peligros generados por estos “hacedores” de noticias; esta obra también invitaba al lector a discriminar debidamente entre los conceptos de verdad y veracidad, potencialmente antitéticos; en palabras de Balmes: 

La verdad y la veracidad son cosas muy diferentes: la verdad es la conformidad del juicio con la cosa o palabra; la veracidad es la conformidad de la palabra con el pensamiento. Está lloviendo, y Pedro dice que llueve: en su proposición hay verdad, porque hay conformidad con la cosa. Pedro lo dice y lo piensa así: hay acto de veracidad. Llueve; Pedro no lo ha visto, cree que no llueve, y sin embargo dice que llueve: en su palabra hay verdad, mas no veracidad. No llueve; pero Pedro cree que llueve y así lo afirma: entonces hay veracidad sin verdad. La verdad es a la veracidad lo que el error a la mentira. Son cosas enteramente distintas, la una puede estar sin la otra”. 

Conviene traer a colación estos conceptos de verdad y veracidad, pues de lo contrario no entenderemos nada de lo que está pasando a nuestro alrededor. Noticias inexistentes, inventadas, de sucesos que nunca tuvieron lugar o fueron sobredimensionados hasta lo insospechado, irrumpen aparatosamente en los medios; otras, muy reales (como la terrible persecución de los cristianos en el mundo a manos del islamismo), son ninguneadas o simplemente silenciadas: no son noticia, salvo de tarde en tarde, y en unas dosis homeopáticas.

            Por su propia naturaleza instrumental y envilecida, el periodismo siempre ha apuntado muy bajo, y esta tendencia no podía pasar inadvertida a los espíritus más despiertos (el P. Balmes, también él periodista, sólo fue uno de los primeros espíritus alerta en denunciarlo). Mas en nuestros días, inmersos en el siglo XXI, todos los vicios y defectos del periodismo se han acentuado sobremanera (exceptuando, eso sí, a los pocos medios periodísticos de tendencia honrada y objetiva que van quedando, y que en una muestra de valentía y legalidad meritoria, no han sucumbido a la dictadura masónico-globalista que dirige desde arriba el Cuarto Poder).

            En una de sus jugosas conferencias apologéticas (publicada en Los Peligros de la Fe en los actuales tiempos, 1905), el P. Ramón Ruiz Amado imputó al periodismo tres caracteres que lo hacían bien distinguible de cualquier otro género literario, a saber: 

1) la condición de los escritores; 
2) la disposición de los lectores; y 
3) los designios de ciertas empresas periodísticas. 

Estos caracteres se mantienen estables. Pero vayamos por partes:

            1) La condición del periodista-escritor: el trato diario con las más graves cuestiones supondría, para su digno abordaje y comprensiva explicación, profundos conocimientos de las más variadas parcelas del saber, tales como el derecho, la política, la economía, la jurisprudencia, la historia o la religión. Pero, ¿qué periodista devenido lacayo del sistema goza de tal preparación en nuestros días? La reflexión serena, el recto juicio crítico fruto del frecuente contraste de fuentes, la sabia hondura de pensamiento, por ende, rara vez acompañan a los periodistas de oficio, habitualmente plumíferos inconsistentes o cacógrafos sin aspiraciones reales por conocer la verdad, tal y como minuto a minuto nos confirma la prosaica realidad: medios de desinformación masiva, manipuladores con oscuros propósitos, testaferros avezados de las más modernas técnicas de lavado de cerebro, profesionales del doble discurso, de la ambigüedad, del discurso de la demonización del adversario, en fin, del monopolio de la mentira oficial al precio que sea. La carrera del periodista y su porvenir en la profesión se presentan de este modo bajo dos banderas antagónicas: o la sumisión al sistema o, por el contrario, el ostracismo y la marginación. En esta tesitura, bien se puede afirmar que el genuino y legítimo periodismo sólo puede hacerse desde la disidencia.

            2) La disposición de los lectores, que a fin de cuentas no será otra que la que el sistema inocule en el cuerpo social a través de sus maniobras de desinformación, con un incremento progresivo de la debilitación del juicio; de este gran problema ya advirtió en su día el filósofo e historiador holandés Johan Huizinga en el más crepuscular y amargo de sus libros (Entre las sombras del mañana, 1935), donde podemos leer un fragmento como el siguiente: 

En nuestra vida colectiva actual abundan síntomas inquietantes, que podríamos englobar bajo el nombre de “debilitación del juicio”. ¡Gran desengaño éste! Jamás en toda la historia ha estado el mundo mejor informado de sí mismo, de su índole y de sus posibilidades. Nuestros conocimientos son mucho más objetivos y sustanciosos […] El ser humano se conoce a sí mismo y su mundo mejor que nunca. Positivamente el hombre se ha vuelto más juicioso. Más intensamente juicioso, por cuanto el espíritu ahonda más en la coherencia y en el estado de las cosas; más extensamente juicioso, por cuanto sus conocimientos se extienden uniformemente sobre un territorio mucho mayor. Pero, ante todo, es ya muy grande el número de personas que poseen cierto grado considerable de conocimientos. La sociedad, tomada como ejemplo abstracto, se conoce a sí misma. El “conócete a ti mismo” ha valido siempre como la quintaesencia de la sabiduría. Así, pues, parecería irrefutable la conclusión de que el mundo ha ganado en cordura. […] Estamos mejor informados. Y, sin embargo, nunca como hoy la necedad ha celebrado tales orgías en todo el mundo, la necedad en todas sus formas, la baladí y la ridícula, la malvada y la perniciosa. Ahora la necedad no sería ya tema de discusión graciosa y sonriente para un humanista de nobles pensamientos y graves preocupaciones, como Erasmo. La infinita locura de nuestro tiempo debe ser observada como una enfermedad; hay que descubrir sus síntomas desapasionada y objetivamente; hay que buscar la índole del mal y, al fin, encontrar medios para su curación”. 

Esta debilitación del juicio referida por Huizinga nos sume en una preocupante coyuntura: ¿cómo reaccionar ante esta agresión planificada? ¿Cómo parar el golpe? En un deseable supuesto, el lector más competente sería pues aquel que más serios esfuerzos hiciese por informarse bien (léase contrastando las más diversas fuentes, con un cierto afán de encontrar la verdad allí donde en apariencia sólo hay veracidad). Ni que decir tiene que este tipo de lector es el más anómalo, y que el grueso del público acostumbra conformarse con el primer enfoque periodístico que le sale al encuentro (preferiblemente vía televisión o Internet).

            3) Los designios de ciertas empresas periodísticas: dichos designios, insertos en las redes del tráfico de influencias del Nuevo Orden Mundial, no son sino los mismos planes del discurso globalista imperante, planes a los que los grandes medios se adhieren con sumisa complacencia. En palabras de la periodista disidente Cristina Martín Jiménez, autora del libro Perdidos (2013): 

La libertad de prensa es a la democracia lo que el agua es al árbol. Este no puede vivir ni crecer correctamente sin ella. […] Más bien, el cuarto poder se ha rendido al llamado quinto poder, al fáctico, al invisible. Este usa los medios de comunicación social, la publicidad, el cine, el arte y a los famosos o celebrities, sean estos conscientes o no, como eficaces herramientas propagandísticas para persuadir sutilmente a la opinión pública según sus intereses. Paradójicamente, en la llamada sociedad de la información es más difícil que nunca estar informados y eso provoca el punto de ruptura con lo real, la causa por la que las personas están perdidas”.

            Vemos pues cómo periodismo y desinformación van de la mano en tan tenebroso proyecto de dominación sionista global. En manos del lector está protegerse de tamaña amenaza, pues los peligros que acechan en este sentido al español y a España son, no ya enormes, sino indescriptibles.

·

28 de abril de 2018

RESEÑA. "Paseos por Roma" (1829), de Stendhal

·

Portada del libro en la edición reducida (2007) de Alianza Editorial.
Prólogo, selección y notas de David García López. 
Traducción de Consuelo Berges.



Paseos por Roma supone una de las obras más amenas y difundidas del Henri Beyle turista, inmediatamente previa a sus dos grandes contribuciones a la novela gala (Rojo y negro y La Cartuja de Parma). 

La obra aquí traída, que pasa por ser para muchos la pieza maestra indiscutida del subgénero denominado "guías de viaje", permite entrever el agudo sentido de la observación de Stendhal, su malicia y cinismo habituales, en una narración por lo demás memorable y muy dinámica, que fluctúa sin pretensiones por los cauces de la mera aleatoriedad del paseo, impredecible y por ello mismo doblemente estimulante. Estos Paseos (imaginarios) hacen honor a su pretensión de tales: sin recorridos establecidos, aferrándose al placer del instante, el autor visita -solo o en compañía de su grupo de amigos- los más variados lugares y monumentos. La pluma del cicerone Stendhal, ecléctica y sin estilo, no impide a su autor hacer las veces de historiador, crítico, esteta, psicólogo, confidente y cuentista, sazonando todo ello de un profundo amor a la Ciudad Eterna.

Mención especial merece, por su interés práctico (aunque improbable de llevar a cabo), el apéndice del libro, "Manera de ver Roma en diez días", que transcribimos a continuación, bien que omitiendo algunas (mínimas) redundancias innecesarias:


MANERA DE VER 
ROMA 
EN 10 DÍAS  

*STENDHAL  (CIRCA 1828-1829)

·
DÍA 1                                               
1)      San Pedro o
2)      El Vaticano o
3)      El Coliseo o
4)      El Panteón o
5)      Palacio de Monte Cavallo o
6)      El Corso o
7)      Museos del Capitolio y del Vaticano oo
8)      Galerías Borghese y Doria oo
9)      San Pablo extramuros o
10)  Pirámide de Cestio o
11)  Murallas o
DÍA 2                                               
12)  Puente Molle o
13)  Monumentos de Via Flaminia o
14)  Porta del Popolo o
15)  Plaza del Popolo o
16)  Iglesia de Sta. María del Popolo o
17)  Via del Corso o
18)  Iglesia de Santa María de Monte Santo o
19)  Iglesia de Santa María de los Milagros o
20)  Iglesia de Jesús y María o
21)  Iglesia de Santiago de los Incurables o
22)  Iglesia de San Carlo o
23)  Palacio Ruspoli o
24)  Iglesia de San Lorenzo in Lucina o
25)  Iglesia de San Silvestre in Capite o
26)  Palacio Chigi o
27)  Plaza Colonna o
28)  Montecitorio o
29)  Curia Innocenziana o
30)  Casa e Iglesia de los Padres de la Misión oo
31)  Templo de Antonino o
32)  Iglesia de San Ignacio o
33)  Palacio Sciarra o
34)  Iglesia de San Marcelo o
35)  Iglesia de Sta. María in Via Lata o
36)  Palacio Doria o
37)  Palacio llamado de Venecia o
38)  Palacio Torlonia o
39)  Iglesia del Gesù o
40)  Iglesia de Sta María de Ara Coeli o
41)  Monte Capitolino o
42)  Capitolio Moderno o
43)  Palacio Senatorial o
44)  Museo del Capitolio o
45)  Palacio de los Conservadores o
46)  Protomoteca o
47)  Galería de cuadros del Capitolio o
DÍA 3                                               
48)  Foro Romano o
49)  Templo de Júpiter Tonante o
50)  Templo de la Fortuna o
51)  Templo de la Concordia o
52)  Arco de Septimio Severo o
53)  Prisión Mamertina y Tuliana o
54)  Iglesia de San Lucas o
55)  Basílica Emilia o
56)  Columna de Focas o
57)  La Graecostasis o
58)  La Curia o
59)  Iglesia de San Teodoro o
60)  Los Rostra o
61)  Templo de Antonino y Faustina o
62)  Templo de Rómulo y Remo o
63)  Basílica de Constantino o Templo de la Paz o
64)  Iglesia de Sta. Francisca Romana o
65)  Arco de Tito o
66)  Templo de Venus y de Roma o
67)  Monte Palatino o
68)  Palacio de los Césares o
69)  Jardines Farnesio o
70)  Villa Palatina o Mills o
71)  Arco de Constantino o
72)  Iglesia de San Clemente o
73)  Iglesia de Santo Stefano Rotondo o
74)  Iglesia de Sta María in Dominica o
75)  Iglesia de San Juan y San Pablo o
76)  Plaza de San Juan de Letráno
77)  Iglesia de San Giovanni in Fonte o
78)  Basílica de San Juan de Letrán o
79)  La Scala Santa o
80)  Puerta de San Juan o
81)  Basílica de la Santa Cruz de Jerusalén o
82)  Jardines Variani o
83)  Anfiteatro Castrense o
84)  El supuesto Templo de Minerva Medica o
85)  Los Trofeos de Mario o
86)  Iglesia de Santa Bibiana o
87)  Iglesia de San Eusebio o
88)  Puerta de San Lorenzo o
89)  Basílica de San Lorenzo o
90)  Arco de Galiano o
91)  Basílica de Santa María la Mayor o
DÍA 4                                               
92)  Iglesia de Santa Prassede o
93)  Iglesia de San Martín o
94)  Las Siete Salas o
95)  Iglesia de San Pietro in Vincoli y el Moisés oo
96)  Termas de Tito o
97)  Iglesia de Santa Prudencia o
98)  Iglesia de San Pablo eremita o
99)  Iglesia de San Vital o
100)         Iglesia de San Dionisio o
101)         Iglesia de San Carlino alle quattro fontane o
102)         Iglesia de San Andrés o
103)         Iglesia de San Bernardo o
104)         Fuente del Agua Felice o
105)         Termas de Diocleciano o
106)         Iglesia de Santa María degli Angeli o
107)         Iglesia de Santa María de la Victoria o
108)         Puerta Pía o
109)         Iglesia de Santa Agnese o
110)         Iglesia de Santa Constancia o
111)         Monte Sagrado o
112)         Puerta Salaria o
113)         Villa Albani o
114)         Puente Salario o
115)         Jardines de Salustio o
116)         Villa Ludovisi o
117)         Iglesia de San Nicolás de Tolentino o
118)         Plaza Barberini o
119)         Iglesia de los Capuchinos o
120)         Palacio Barberini o
121)         Obelisco de Trinità dei Monti o
122)         Villa Médicis o
123)         Villa Borghese o
124)         Muro Torto o
DÍA 5                                               
125)         Calle del Babbuino o
126)         Plaza de España o
127)         Iglesia de la Trinidad o
128)         Iglesia de San Andrea delle Fratte o
129)         Fontana de Trevi o
130)         Plaza de Monte Cavallo o
131)         Palacio Pontifical o
132)         Palacio de la Consulta o
133)         Palacio Rospigliosi o
134)         Iglesia de San Silvestre o
135)         Iglesia de Santo Domingo y San Justo o
136)         Foro de Trajano o
137)         Iglesia de Santa María de Loreto o
138)         Palacio Colonna o
139)         Iglesia de los Stos. Apóstoles o
140)         Iglesia de San Marcos o
141)         Tumba Cayo Publicio Bibulo o
142)         Forum Palladium o
143)         Foro de Nerva o
144)         Templo de Nerva o
145)         Calle de Ripetta o
146)         Mausoleo de Augusto o
147)         Iglesia de San Roque o
148)         Puerto de Ripetta o
149)         Palacio Borghese o
150)         Plaza de Campo Marzio o
151)         Iglesia de Santa María Magdalena o
152)         Iglesia de los Huérfanos o
153)         Iglesia de la Rotonda o

DÍA 6                                               
154)         Plaza de la Minerva o
155)         Iglesia de Santa María de Minerva o
156)         Archigymnasio de la Sapienza o
157)         Palacio Madama o
158)         Palacio Giustiniani o
159)         Iglesia de San Luis de los Franceses o
160)         Iglesia de San Agustín o
161)         Iglesia de San Antonio de los Portugueses o
162)         Iglesia de San Apolinar o
163)         Seminario Romano o
164)         Iglesia de San Salvatore in Lauro o
165)         Iglesia de Santa María in Vallicella o
166)         Iglesia de Santa María de la Pace o
167)         Iglesia de Santa María del Anima o
168)         Plaza Navona o
169)         Palacio Braschi o
170)         Iglesia de San Pantaleón o
171)         Palacio Massimi o
172)         Iglesia de Sant’Andrea della Valle o
173)         Palacio Mattei o
174)         Palacio Costaguti o
175)         Iglesia de Santa María in Campitelli o
176)         Pórtico de Octavio o
177)         Teatro de Marcelo o
178)         Iglesia de S Nicola in Carcere o
179)         Jano Cuadrifronte o
180)         Iglesia de San Giorgio in Velabro o
181)         Arco Cuadrado de Septimio Severo o
182)         Gran Cloaca o
183)         Gran Circo o
184)         Iglesia de San Gregorio o
185)         Termas de Caracalla o
186)         Iglesia de San Nereo y Aquileo o
187)         Valle de Egeria o
188)         Sepulcro de los Escipiones o
189)         Arco de Druso o
190)         Porta Appia o de S. Sebastián o
191)         Basílica de San Sebastián o
192)         Templo de Rómulo, hijo de Máximo o
193)         Circo de Rómulo o
194)         Tumba de Cecilia Metella o
195)         Templo de Baco o
196)         Ninfa (vulgarmente llamada) de Egeria o
197)         Templo (vulgarmente llamado) del Dios Rediculo o
198)         Basílica de San Pablo o
199)         Iglesia de San Pablo de las tres fuentes o
200)         Puerta de San Pablo o
201)         Pirámide de Cayo Cestio o
202)         Monte Testaccio o
203)         Iglesia de San Sabas o
204)         Iglesia de S. Prisco el Navalia o
205)         Puente Subicio o
206)         Monte Aventino o
207)         Iglesia de Santa María in Cosmedin o
208)         Templo de Vesta o
209)         Templo de la Fortuna Viril o
210)         Casa de Rienzo o
211)         Puente Palatino o Rotto o
DÍA 7                                               
212)         Puente Fabricio o Quattro Capi o
213)         Isla del Tíber o
214)         Iglesia de San Bartolomé o
215)         Puente Gratiano o
216)         Iglesia de Santa Cecilia o
217)         Puerto de Ripa Grande o
218)         Hospicio de San Miguel o
219)         Porta Portese o
220)         Iglesia de San Francisco o
221)         Iglesia de Santa María in Trastevere o
222)         Iglesia de San Crisogono o
223)         Iglesia de San Pedro in Montorio o
224)         Fuente Paulina o
225)         Puerta de San Pancracio o
226)         Iglesia de San Pancracio o
227)         Villa Pamphili o
228)         Villa Doria o
229)         Palacio Corsini o
230)         Casino Farnesio y frescos de Rafael oo
231)         Iglesia de San Onofre y busto de Tasso en la Biblioteca oo
232)         Puerta del Espíritu Santo o
233)         Puente Sixto o
DÍA 8                                               
234)         Fuente del Puente Sixto o
235)         Iglesia de la Trinidad de los Peregrinos o
236)         Iglesia de San Carlos de los Catinari o
237)         Palacio de la Cancilleríao
238)         Iglesia S. Lorenzo in Damaso o
239)         Palacio Farnesio o
240)         Palacio Spada o
241)         Palacio Falconieri o
242)         Iglesia de San Juan de los Florentinos o
243)         Puente Vaticano o
DÍA 9                                               
244)         Puente Aelio o Sant’Angelo o
245)         Mausoleo de Adriano o
246)         Hospital del Espíritu Santo o
247)         Plaza de San Pedro o
248)         Obelisco del Vaticano o
249)         Basílica de San Pedro o
250)         Fachada de la Basílica o
251)         Interior de la Basílica o
252)         Confessio de San Pedro o
253)         Altar Mayor o
254)         Gran cúpula o
255)         Tribuna o
256)         Capilla Clementina o
257)         Capilla del coro o
258)         Capilla de la Presentación o
259)         Capilla de las Fuentes Bautismales o
260)         Capilla de la Pietà o
261)         Capilla de San Sebastián o
262)         Capilla del Sto Sacramento o
263)         Capilla de la Virgen o
264)         Crucero septentrional o
265)         Subterráneo de la basílica o
266)         Sacristía de San Pedro o
267)         Palacio del Vaticano o
268)         Capilla Sixtina o
269)         Capilla Paulina o
270)         Logias de Rafael o
271)         Departamento Borgia o
272)         Galería de las inscripciones o
273)         Biblioteca del Vaticano o
274)         Museo Chiaramonti o
275)         Museo Egipcio o
276)         Museo Pío Clementino o
277)         Stanze de Rafael o
278)         Los 22 tapices hechos en Arras sobre cartones de Rafael o
279)         La colección de cuadros del Vaticano o
280)         Jardines del Vaticano o
281)         Monte Mario y Villa Millini oo
DÍA 10                                                         
282)         El camino de Roma a Tívoli o
283)         Lago de las Solfatara o
284)         Sepulcro de los Plautii o
285)         Villa Adriana o
286)         Villa de Tívoli o
287)         Templo de Vesta o
288)         Gruta de Neptuno o
289)         Gruta de la Sirena o
290)         Cascaditas de Tívoli o
291)         Villa de Mecenas o
292)         Villa de Este o
293)         Palestrina o
294)         Frascati o
295)         Grottaferrata y los frescos del Domenichino o
296)         Marino o
297)         Castelgandolfo o
298)         Albano o
299)         La Riccia o